Una visita con sabor a Halloween

Esta semana, en nuestro rincón de visitas, nos hemos contagiado del espíritu Halloween y hemos visitado una construcción abandonada, que quieras o no, lleva impreso un halo de misterio.

Dsc_0060
Hotel “Javacruz”

Es el Hotel de Java.Son muchas las historias que se cuentan en los alrededores de su enclave sobre su historia.En lo que todas coinciden es que se inauguró a principios de los 70 y sólo estuvo

la foto (1)

abierto 5 años.Propiedad de 3 hermanos, parece ser que su prepotencia y malas maneras, además de mala cabeza, les llevó a la ruína y después de varios créditos bancarios sin satisfacer, la propiedad fue embargada.Sus propietarios, según nos cuentan, fueron los responsables del destrozo antes de abandonarlo.

Para poder obtener una información, lo más cercana a la realidad de lo que fue este complejo, nos hemos puesto en contacto con Alcaldes, antigüos camareros y clientes para contaros la historia más cercana a la realidad.Descubrimos que viven allí una pareja de guardeses de la finca, así que pedido el permiso a sus actuales propietarios, nos preparamos para la visita.

Dsc_0012Nos espera en la entrada Luján, nuestra gran anfitriona y a la que agradecemos todas las indicaciones y explicaciones que nos ofreció.Comenzamos nuestra visita en las cuevas del manantial que está en las profundidades del hotel.Una de las personas con las que hablamos nos contó que no lo empleaban, ya que al ser cuevas naturales, el peligro de derrumbe es constante, nosotras sólo entramos unos metros, aunque los gatitos de Luján, que nos acompañaron en todo el recorrido, fueron algo más atrevidos.

En la planta baja se encontraba el bar, discoteca y servicios, el aspecto en la actualidad es simplemente dantesco.fachadaViendo la fotografía que os presentamos anteriormente de lo que fue y viendo ahora como está es inevitable que un escalofrío te recorra el cuerpo.

 

 

 

Y continuamos nuestra visita accediendo por las escaleras al primer piso.unnamed (1)Ante nosotras un impresionante espacio deteriorado, con inmensa luz por los cuatro costados, ahora inhóspito, pero que lució como un gran comedor con nada menos que tres chimenéas de piedra, posiblemente un gran comedor de reuniones que vivió fiestas y celebraciones, un lugar, según sabemos decorado a todo lujo, aún se ven franjas de fieltro rojo y papel pintado en los techos. salon 2En ese momento sentimos pena, a pesar de no haberlo vivido, es esa sensación de saber que es un gran espacio con enormes posibilidades y que está parado en el tiempo.

 

Seguimos descubriendo mas rincones de este hotel con Luján, sus tres gatitos y por supuesto su perro guardián,Luján y Lobo un magnifico Pastor Alemán que es sociable con las personas que sus dueños quieren, pero que te aconsejamos no entrar en esta propiedad sin permiso.

 

Y mientras continuamos con nuestra charla, haciendo fotos, asombradas por el lugar donde estamos, llegamos a la última planta, donde se encontraban las habitaciones y una biblioteca.En este momento si es cierto que sentimos algo raro, uno de esos sitios en los que no te apetece estar.Quizá la corriente de aire, el aspecto fantasmagórico del pasillo y habitaciones…

 

Nos llamó la atención el tamaño reducido de las estancias, todas iguales, aunque uno de los trabajadores con los que hablamos nos cuenta que tenían todas las comodidades.Dsc_0030Todas son sus balconcitos con unas vistas increíbles y que una vez mas puedes imaginarte como fue ese lugar.

¿Lo que más nos gustó?, lo que nos dijeron que fué la biblioteca.

 

 

Aún como está, !que bonito!.Un mirador, abierto a la montaña.Imaginároslo con unas librerías de madera, alfombras, unos buenos butacones de piel para acurrucarse con una buena historia entre las manos,Dsc_0040 calentitos en invierno con la salamandra a pleno rendimiento….Un rincón que nos alegró la visita, con esa sensación de desolación y rareza con lo que allí se respiraba y con la que allí llegamos a nuestra biblioteca.

 

 

Desde las alturas otra imagen impactante, la zona de recreo de este hotel era impresionante,Dsc_0042 con una piscina descomunal y que invitaría al relax total en alguna de las hamacas que la rodeaban.Ahora da vida a tritones que encuentran ahí su hábitat ideal.

 

 

 

Y así termina esta visita un tanto extraña para nosotras, ya sabes, en lugares abandonados y algo tétricos como puede parecerte este, podemos ver lo que queramos ver…marinaAgradecemos a los propietarios de este hotel su permiso para visitarlo y por supuesto a Luján por su amabilidad con nosotras.

Muchas gracias.

2 comentarios

  1. Yo he vivido justo a lado de este hotel, y os puedo asegurar que no hay nada raro en este hotel, aparte de las ranas y sapos y sus conciertos nocturnos. Luego tambien comentar que la gente venian a este hotel como perico por su casa, a llevarse cualquier mueble, lavabos etc que habia quedado por ahi, cual fantasma del lujoso pasado. Y lamentablemente con sus respectivos destrozos…y que decir de los jovenes que venian a por un rato de diversion…es una pena que nunca han conseguido convertirlo en algo de provecho a pesar de numerosos rumores, un spa una residencia, etc. Tan solo me queda decir que me ha gustado mucho el reportaje y espero poder leer muchos mas….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s